Rutas Marruecas

Mural de la emergencia sanitaria en Marruecos

Viajar a Marruecos en tiempos de la covid-19

Sonia Gámez | 09 agosto 2020

Siento decir que a día de hoy no podemos viajar a Marruecos, quizá tampoco el próximo mes ni el siguiente, porque si tenemos alguna certeza es la incertidumbre y la escasez de comunicados oficiales por parte del gobierno marroquí. A pesar de esto, entendemos perfectamente que las fronteras continúen cerradas al turismo, teniendo en cuenta que hay ciudades como Tánger, Casablanca o Fez que durante la desescalada han empezado a dar cifras de contagios más altas de las deseadas.

Actualmente, los amantes del viaje estamos anhelando estar en movimiento, aunque sabemos que es tiempo de quedarse en casa para que el futuro inmediato sea indulgente con los que somos inquietos y soñamos con viajar cada día. La pandemia, declarada por la Organización Mundial de la Salud el 11 de marzo de 2020, está afectando a millones de viajeros en el mundo y no alcanzamos a saber por cuánto tiempo esta situación será como la estamos viviendo ahora mismo.

Desde la alerta inicial relacionada con este nuevo virus, el SARS-CoV-2, Marruecos comenzó un rápido proceso de preparación para enfrentarlo y desarrolló un plan nacional de monitoreo y respuesta covid-19.

«La OMS ha evaluado este brote durante los últimos días y estamos profundamente preocupados, tanto por los niveles alarmantes de propagación y gravedad, como por los niveles alarmantes de inacción. Es por ello que hemos decidido decretar el estado de pandemia».

Anuncio de Adhanom Ghebreyesus, tras una reunión extraordinaria de la OMS en la que se acordó declarar el coronavirus Covid-19 como una pandemia.

Mujer caminando con mascarilla por las calles de Rabat.

Calle de Rabat durante el confinamiento en Marruecos. Fotografía: RTVE.

Evolución de la epidemia en Marruecos: la llegada del coronavirus y el cierre de las fronteras

Como todos recordaréis, la expansión del virus desde China generó un volumen de noticias contradictorias que, como poco, suscitó la confusión en todos nosotros conforme se iban confirmando los contagiados en las ciudades más próximas.

En nuestro caso, cuando la Organización Mundial de la Salud declaró el estado de «Emergencia de salud pública de preocupación internacional» nos encontrábamos de regreso en Sidi Ifni después de un breve viaje por la Saguia el Hamra, una de las regiones del Antiguo Sahara Español. El 2 de marzo, un día después de que nuestro grupo aterrizara en El Aaiún, Marruecos detectó el primer caso importado de coronavirus. No sería hasta el día 13 de ese mes, cuando se registró el primer caso de transmisión local en el país. Desde ese momento, el número de casos confirmados fue aumentando gradualmente, lo que llevó al gobierno marroquí a implementar medidas inmediatas de distanciamiento social y el uso de la mascarilla.

La ciudad de Sidi Ifni, donde nos encontrábamos desde el día 6 de marzo, tuvo una respuesta rápida a las primeras medidas anunciadas por el gobierno. La población permanecía tranquila y expectante a lo que estaba por venir, igual que nosotros nos cuestionábamos el alcance del asunto. Fue, entonces, cuando comenzamos a debatirnos entre permanecer allí o emprender el viaje de regreso a España. Nuestra mayor duda era si Marruecos cerraría o no sus fronteras terrestres, pasos fronterizos de los que habitualmente hacemos uso para regresar a Melilla. Y si cerraba, cuándo y cómo lo harían… en esas tesituras andábamos mientras en España los casos de contagio se disparaban.

Vista aérea de la playa de Sidi Ifni

La tranquilidad en la pequeña ciudad de Sidi Ifni antes del confinamiento.

Pero pronto comenzaron las restricciones, porque si algo hizo bien Marruecos ante la expansión del coronavirus, fue el cierre de sus fronteras terrestres, aéreas y marítimas a partir del 15 de marzo. Como consecuencia de estas medidas se decretó el final de los estudios para todos los niveles escolares y universitarios a partir del 16; y desde este mismo día las autoridades determinaron el cese de las oraciones en las mezquitas. Todas estas disposiciones sirvieron para implantar el confinamiento gradual de la población desde el 20 de marzo, día que el Ministerio del Interior de Marruecos anunció que el estado de emergencia entraría en vigor a partir de las 18:00 h.

Justo aquel día, el 20 de marzo, nos habíamos puesto en marcha a las 06:00 h. de la mañana para regresar a España, iniciando así una carrera contrarreloj frente al cierre definitivo de los pasos fronterizos. Podemos decir, que el estado de alarma iba pisándonos los talones, pues el camino de vuelta hasta la frontera de Melilla suele llevar un día y medio a lo mínimo.

 «Con el fin de preservar la salud y la seguridad de la sociedad marroquí, en un espíritu de responsabilidad y solidaridad nacional y después de la observación de los ciudadanos que residen en Marruecos, se ha decidido declarar el estado de emergencia sanitaria y la restricción del tráfico como la única forma inevitable de mantener el coronavirus bajo control»

Comunicado del Ministerio del Interior recogido por la agencia estatal de noticias marroquí, MAP.

Una mujer muestra la documentación a un vigilante para poder desplazarse por la ciudad durante el confinamiento.
Dos marroquíes con mascarillas en Casablanca.

A la izquierda, una mujer muestra la documentación a un vigilante para poder desplazarse por la ciudad durante el confinamiento (AFP). A la derecha, dos marroquíes con mascarillas (EFE), ambas imágenes tomadas en Casablanca.

A finales de mayo, todas las medidas que se estaban llevando a cabo en Marruecos confirmaron una relativa desaceleración en la propagación de la epidemia. Entonces, el gobierno marroquí, que ya había iniciado una actuación destinada a la detección precoz de personas infectadas, adoptó una nueva clasificación, distinguiendo a las personas sospechosas de estar infectadas como «posible caso de COVID-19». Los recuentos de la transmisión local de la enfermedad a partir de la detección activa y el cribado entre el personal de enfermería, enmascararon el impacto positivo que había tenido el cierre de las fronteras.

Cientos de porteadoras esperan cruzar la frontera
Porteadoras charlando y desayunando mientras esperan en la frontera de Melilla.

Temporeras a la espera de la apertura del paso fronterizo de Melilla. Fotografía: Rosa Soto (Público).

A pesar de que Marruecos ha sido uno de los estados más estrictos con las medidas adoptadas desde el principio de la pandemia (incluso miles de marroquíes quedaron fuera del país cuando se cerraron definitivamente las conexiones), no podemos decir que en la desescalada las medidas que se han ido tomando hayan sido tan eficaces. Por ejemplo, con el surgimiento de los primeros rebrotes en fábricas españolas que provocaron un aumento de casos no conocido anteriormente; o recientemente con los intentos del gobierno marroquí para evitar los desplazamientos masivos durante la fiesta del Eid al-Adha o del Cordero.

El cierre de las ocho ciudades con mayor número de casos los días previos a la festividad, resultó inútil para impedir la estampida de miles de vehículos que abandonaban las ciudades para celebrar las fiestas en las residencias familiares. La venta de corderos en los zocos ha provocado también imágenes preocupantes de aglomeraciones de cientos de personas sin mascarillas y sin distanciamiento. A esta situación de descontrol hay que sumar la despreocupación de la población y las consecuentes negligencias que se están sucediendo desde el final del confinamiento. Pero si lo pensamos detenidamente, en Marruecos no está sucediendo nada que no esté ocurriendo en otros países, como en España, por ejemplo, donde el ocio nocturno y las reuniones familiares la han puesto a la cabeza de Europa en número de contagiados. Además, los datos a día de hoy en Marruecos (30662 contagiados y 461 fallecidos) son irrisorios al compararlos con otros países europeos, y están alejadísimos de los datos que está dando España en la actualidad. Y son estos datos los que nos transmiten cierta tranquilidad para volver a viajar a Marruecos, pues los contagios están localizados en las principales ciudades marroquíes, como hemos visto anteriormente, y no en las montañas ni en el desierto.

Las consecuencias de la pandemia en Marruecos

Todos los países se han visto gravemente afectados económicamente por el parón del coronavirus y, aunque Marruecos no ha dado datos todavía, todo apunta a que también sufrirá las consecuencias del cierre de sus fronteras. El confinamiento en Marruecos, igual que en otros muchos países, ha resultado muy duro para la población, ya que una parte importante de los marroquíes encuentra el sustento económico de cada día en el menudeo diario. Esto significa que, si no salen a la calle a ganarse la vida, no comen ese día.

El sector turístico ha sido fuertemente golpeado en todo el mundo, sin embargo, en Marruecos, como en otros países africanos, la falta de turistas y la caída del sector conlleva la escasez de ingresos y el hambre de una parte importante de la población, ya que el Estado no apoya de ningún modo a los afectados. Con el inicio de las restricciones, las autoridades marroquíes hicieron un comunicado advirtiendo que la declaración del estado de emergencia no implicaba el cese de la actividad económica sino la limitación de movimiento de la población. Todo aquel que quisiera salir de casa a cualquier gestión ha estado condicionado a la obtención de un «documento oficial de las autoridades» donde consta los supuestos a los que se acoge el ciudadano para abandonar su domicilio. Toda la población ha estado obligada a cumplir con las medidas impuestas bajo pena de sanciones y, para ello, las Fuerzas Públicas, Seguridad Nacional, Gendarmería Real y Fuerzas Auxiliares han sido las encargadas de hacer que se cumplan las medidas de control.

Seguridad Nacional, Gendarmería Real y Fuerzas Auxiliares

Las fuerzas de seguridad marroquíes recorren las calles de la ciudades. Fotografía de RTVE.

Como ya sabéis, desde Tubqal Marruecos siempre hemos sido muy críticos con el turismo de masas, sin embargo, no podemos negar que el Turismo, en cualquiera de sus modalidades, es muy necesario en Marruecos y para muchísimas familias es la única fuente de ingresos y sustento.

Tubqal Marruecos, piedra y arena somos una agencia que diseña viajes a Marruecos desde propuestas sostenibles, originales y respetuosas con el lugar de destino. Esta forma de viajar nuestra revierte en una estrecha relación con proveedores marroquíes que ya son parte del equipo de Tubqal Marruecos: agencias de alquiler de vehículos, guías, hoteleros, gîte de montañas, casas particulares, etc. De todas estas familias nos acordamos frecuentemente desde que se inició este parón consecuencia del coronavirus. Desde el cierre de las fronteras, todos estos negocios dedicados al turismo han visto mermados sus ingresos y, con la falta de turistas, muchas actividades prácticamente han cesado. Y como ellos miles de personas, porque el turismo es en Marruecos una de las principales fuentes de ingresos. Según el Observatorio Nacional de Turismo, el año pasado Marruecos alcanzó casi trece millones de turistas procedentes de Europa occidental, principalmente, Francia y España, una cifra que ha seguido en aumento y que augura para el país la consolidación de objetivos ambiciosos, a partir de las nuevas estrategias turísticas puestas en marcha por el gobierno marroquí.

Grupo de ciudadanos marroquíes atrapados en Melilla

Ciudadanos marroquíes encerrados en Melilla con el cierre de las fronteras. Fotografía: Rosa Soto.

El 14 de julio, Marruecos procedió a una tímida apertura de sus fronteras pero con condiciones muy estrictas y no para cualquiera. Las medidas tomadas para la reapertura han consistido en: la suspensión de la Operación Paso del Estrecho y la ruta de Algeciras; la entrada al país solo de ciudadanos marroquíes y residentes, pero en ningún caso turistas; salida de extranjeros atrapados que quisieran regresar a sus países de origen; los pasos fronterizos terrestres permanecerán cerrados; entrada a Marruecos solo por vía aérea o marítima, pero no desde cualquier puerto (solo barcos procedentes de Francia e Italia).

En cualquier caso, todos los que de alguna manera cumplen los requisitos que dan acceso al país, tendrán la obligación de efectuar un estricto control sanitario que conlleva la realización de un test serológico y una prueba PCR con 48 horas de antelación al viaje. Recientemente, hemos podido ver en los medios de comunicación como más de mil temporeras marroquíes, que estaban atrapadas en España desde que se decretó el estado de alarma y el confinamiento, han podido regresar a Marruecos.

Un grupo de temporeras marroquíes en Huelva
Temporeras marroquíes embarcan de vuelta a su país
Temporeras marroquíes embarcan de vuelta a su país

A la izquierda, temporeras atrapadas en España (RTVE). En el centro, embarcando de vuelta a Marruecos (Mª José López / Europa Press). A la derecha, en el momento de mostrar su documentación para subir al barco (RTVE).

Pero, volviendo a la cuestión que más nos interesa, Marruecos continuará cerrado al turismo durante el verano, por lo tanto, nos encontramos en una situación de incertidumbre permanente. El gobierno marroquí no solo está frenando el turismo, sino que, con todas estas medidas, sospecho que también está intentando inducir a los marroquíes residentes en Europa, que cada año retornan a su país para pasar las vacaciones de verano, a que se queden en sus destinos y con ello reducir el riesgo de contagios importados. Y esto harán muchos miles de marroquíes, quedarse en Europa.

Frente a estas circunstancias, desde Tubqal Marruecos no nos atrevemos a iniciar ninguna promoción de viaje por la inseguridad que nos produce no conocer las fechas de apertura de las fronteras. Hemos estado trabajando nuevos itinerarios que seguro captarán la atención de aquellos viajeros más aventureros, pero anunciar la salida de una ruta a día de hoy no tiene mucho sentido. Los últimos rumores procedentes de amigos periodistas, corresponsales en Marruecos, hablan de una posible apertura en el mes de octubre, noticia que nos alegra y nos llena de esperanza, sin embargo, hasta el momento, nada es oficial.

Oficiales de Policía patrullan en Marruecos en plena pandemia del coronavirus.

Oficiales de policía en las calles de Marruecos durante la pandemia del coronavirus. Fotografía: Youssef Boudlal (Reuter) en Atalayar. 

Viajar con Tubqal Marruecos, piedra y arena

La llegada de la covid-19 ha cambiado la forma de relacionarnos y ha marcado un antes y un después en el acontecer de nuestra sociedad. Ahora, cada uno de nosotros estamos obligados a modificar nuestros hábitos en pos del bien común, pero, sobre todo, son los establecimientos, comercios o empresas los que tienen que proteger a las personas que hacen uso de sus instalaciones o servicios.

Nosotros, como empresa responsable, también tenemos el deber de velar por la seguridad de nuestros clientes, facilitando la información necesaria y alentadora para futuros viajes. Si ya conocéis nuestra filosofía de viaje, podréis deducir que las medidas pos-pandemia serán más fáciles de aplicar a experiencias viajeras como las nuestras. Muchas personas que han decidido viajar con Tubqal Marruecos, lo han hecho por el enfoque sostenible y respetuoso basado en grupos muy reducidos, seis personas por viaje suele ser lo habitual. Este requisito resuelve el problema del distanciamiento y posibilita el control del grupo en todo momento. Para transmitir mayor seguridad a los viajeros, adoptaremos medidas excepcionales para los desplazamientos, viajando en vehículos de mayor tamaño que permitan mantener la distancia entre personas durante los trayectos.

Viajes a pie por la naturaleza marroquí con el equipo de Tubqal Marruecos. 

Viajes a pie por la naturaleza marroquí con el equipo de Tubqal Marruecos. 

Después de estar confinados, muchos de nosotros hemos sentido el retorno a ciertos valores tradicionales: la familia, los amigos cercanos… pero también hemos podido reparar en la importancia de la naturaleza y el sentirse libres bajo un cielo azul, y lo exuberante y hermosa que se ha mostrado mientras nos manteníamos encerrados. Además, el permanecer encerrados en las casas (a veces de reducido tamaño), ha provocado un sentimiento de anhelada libertad que se traduce, en muchas ocasiones, en el deseo de permanecer o vivir en plena naturaleza.

Ahora nos alegramos de que nuestro enfoque a la hora de viajar se adapte tan bien a la era pos-pandemia, por ejemplo, el disfrute del espacio natural a partir de viajes a pie por la naturaleza. Esta forma de conectar con el entorno, posibilita una experiencia viajera segura, aunque siempre se pueden aplicar medidas que refuercen el bienestar del grupo como, por ejemplo, el uso individual de tiendas de campañas para aquellos que no viajen acompañados. Porque las distancias son fáciles de mantener mientras caminas en espacios abiertos y el riesgo de contagio al aire libre se reduce considerablemente. Aún así, por nuestra parte, y cuando llegue el momento, aplicaremos todas las medidas necesarias para satisfacer la tranquilidad y la seguridad de todos. También será necesario que cada persona que forme parte de nuestros viajes respete las normas y se responsabilice en lo que le corresponda, porque así debe ser ahora.

Viajes a pie por la naturaleza con Tubqal Marruecos

Según los expertos, el riesgo de contagio al aire libre se reduce de forma considerable. 

Descubre nuestros viajes

¿Qué podemos hacer cada uno de nosotros para viajar seguros?

Actualmente, todos sabemos que deberíamos viajar solo si es estrictamente necesario: no viajar hoy nos permitirá viajar mañana. Pero si, a pesar de todo, tenemos que hacerlo, es importante estar bien informados. Las medidas de seguridad, como ya hemos visto, serán parte de nuestro día a día durante algún tiempo, tal y como anunció Aena el día 16 de junio con un comunicado sobre aeropuertos y dinámicas de vuelos:

«Debido a la crisis sanitaria del Covid-19, no se permite viajar salvo por razones inaplazables. Si este es tu caso, consulta con tu aerolínea antes de ir al aeropuerto y recuerda que es obligatorio el uso de mascarilla en todos los espacios públicos al aire libre y cerrados si no es posible mantener la distancia de seguridad. Ten en cuenta que solo los pasajeros y acompañantes de pasajeros que necesitan asistencia pueden entrar en la terminal del aeropuerto. Sigue las medidas higiénicas, mantén la distancia física con cualquier persona y acércate a recoger tu equipaje de forma individual.»

Tendremos entonces que aprender a convivir con el virus y a incorporar a nuestra rutina ciertas pautas que eviten el contagio o contagiar. Esto significa que cuando volvamos a viajar, siempre que las fronteras estén abiertas, tendremos que seguir actuando con precaución y actualizar la información sobre las restricciones y consejos de las autoridades pertinentes sobre el país de destino. Para esto último, el Ministerio de Asuntos Exteriores ha puesto en marca Conecta Movilidad Internacional, un servicio de atención telefónica  para facilitar la movilidad internacional a todos aquellos que tengan la necesidad de viajar en estos momentos. Además, podemos consultar también las recomendaciones de viaje por países donde, por supuesto, encontraremos cuáles son los consejos para viajar a Marruecos. Sabiendo de ante mano todas las cuestiones importantes sobre la situación del país, el siguiente paso debería ser la organización de nuestro equipaje, ya que sería interesante añadir un kit imprescindible para sobrellevar un posible contagio de la covid-19 o, mucho más importante, evitarlo.

Página web de Conecta Movilidad Internacional

Página web de Conecta Movilidad Internacional, del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Nunca comenzamos un viaje sin llevar un pequeño botiquín con medicación para aquellos problemas que suelen afectar a los que viajan por primera vez a Marruecos, pero también solemos aconsejar a nuestros clientes sobre la necesidad de llevar en su maleta un botiquín personal. Muchas personas requieren de una medicación específica por prescripción médica y es importantísimo llevarla ante la posibilidad de no encontrarla en las farmacias marroquíes o por estar lejos de estos establecimientos.

En la situación actual, a ese botiquín personal habría que añadir el gel hidroalcohólico, para cuando no sea posible el lavado de manos con agua y jabón. Además, las mascarillas serán indispensables para viajar, tanto para protegernos como para proteger a los demás de posibles contagios. Nos gustaría animar a todos a utilizar mascarillas reutilizables pues, en estos momentos, hay muchas marcas textiles de excepcional calidad que están fabricando una gran variedad de modelos que se adaptan al gusto de cualquier persona. Si además de protegernos y proteger cuidamos del medioambiente mucho mejor, pues estamos hartos de ver mascarillas volando por las ciudades, en los océanos y espacios verdes.

Tampoco estará de más portar en el botiquín un termómetro digital, por si aparece la sospecha de fiebre. Según parece, las primeras personas contagiadas de coronavirus fueron tratadas con paracetamol, con el fin de minimizar los síntomas como dolor de cabeza, garganta, etc. Como no somos muy amigos de los medicamentos, y mucho menos de recomendarlos, sí nos gustaría comentar aquí que hemos estado tomando para prevenir el contagio Vitamina C no ácida, Vitamina D3 y Viusid, por supuesto, por prescripción de nuestro naturópata, aunque ya sabréis que estas vitaminas, la C y la D3 son dos imprescindibles para reforzar el sistema inmunológico.

Para  mayor tranquilidad, y si aún hay sitio en la maleta, sería interesante llevar alcohol 96º, un antiséptico que nos permitirá desinfectar superficies en alojamientos o espacios comunes. Si nuestro viaje se desarrolla en un espacio natural en Marruecos, sería recomendable incluir en tu equipaje una pastilla de jabón, pues en muchas ocasiones lo hemos echado en falta. Por supuesto, no recomendamos el uso de toallitas húmedas de ningún tipo, ya que son grandes contaminantes y no son biodegradables.

Información sobre los códigos de conducta en la nueva realidad pos-covid19.

Información sobre los códigos de conducta en la nueva normalidad pos-covid19.

Con la nueva normalidad, muchas compañías de seguros especializadas han empezado a actualizarse y a contemplar otras posibilidades frente a la covid-19. Viajar a países como Marruecos, donde algunas veces las medidas de higiene no son las deseadas o el aislamiento del destino elegido nos impide acceder a un centro de salud, ha despertado el recelo de algunas personas ante la posibilidad de sufrir alguna adversidad durante el viaje. Una de las mejores decisiones que podemos tomar es la contratación de un seguro de viaje que nos cubra cualquier eventualidad. Muchas compañías de seguros ya se han lanzado a modificar sus pólizas y a incluir packs enfocados a la realidad pos-pandemia incluyendo: cancelaciones de viajes ante un diagnóstico positivo, gastos médicos asociados al coronavirus, gastos de las PCR, de cuarentenas o repatriaciones. Si estás interesado en conocer qué compañías aseguradoras han actualizado sus pólizas lee el siguiente post.

Mascarilla ecológicas

Mascarillas ecológicas y reutilizables.

Según ha anunciado la Organización de la Aviación Civil Internacional, la maleta de cabina será prohibida con el fin de evitar movimientos en el interior del avión. Algunas compañías ya advierten sobre ello en sus webs, y hacen la recomendación de entregar nuestro equipaje en los mostradores de facturación sin costes, tal y como ha anunciado Iberia. Ciertas compañías, como las low cost, suelen tener otras políticas o exigencias que, en cualquier caso, tendremos que consultar antes de viajar. Entonces, ante esta nueva normativa, solo estaremos autorizados a subir al avión con un bolso o mochila que podamos ubicar debajo del asiento delantero.

Si nos ponemos en ruta, todas estas medidas de las que hemos hablado deben estar muy presentes durante todo el tiempo que dure el viaje. Si todos respetamos la nueva forma de estar en sociedad, pronto volveremos a viajar libremente. Desde Tubqal Marruecos, piedra y arena queremos enviar a todos los viajeros un mensaje de ánimo y paciencia hasta que llegue el momento de reencontrarnos en una nueva experiencia por las arenas del desierto.

Suscríbete a nuestra newsletter
2020-09-27T19:34:23+02:00