La experiencia única de viajar a pie por Marruecos

Vivimos en un mundo acelerado en el que percibimos las cosas casi sin prestar atención. Por ello, más que nunca, creemos que es muy necesario y reconfortante reducir la marcha en el momento de viajar. Emprender un viaje lento, al ritmo de tus pasos, te permitirá sumergirte de lleno en el nuevo destino. En Tubqal Marruecos, piedra y arena somos defensores de usar nuestros pies para conocer un lugar, por este motivo, el trekking o senderismo representa una de nuestras tres modalidades de viaje por Marruecos, junto con los circuitos históricos y los viajes combinados. Por experiencia, podemos afirmar que un lugar se siente más estimulante cuando lo descubres caminando. Hay algo difícil de explicar acerca de moverte por tus propios medios de un lugar a otro durante días, sin duda, estas sensaciones vienen acompañadas de una buena dosis de endorfinas impulsadas por el ejercicio, que deja un recuerdo especial y saludable en todo viajero.

Sonia durante el trekking del Jebel Saghro

Caminar por un paisaje solitario en plena naturaleza nos transporta en el tiempo, tal y como lo hicieron aquellos atrevidos aventureros en siglos pasados. Y en esas ideas estamos trabajando, por un lado buscando destinos que rememoren viajes y expediciones que hicieron historia y, por otro, rastreando rutas en espacios naturales extraordinarios. Nuestra idea de un viaje a pie consiste en elegir un recorrido accesible en un espacio natural único y excepcional que merezca ser visitado, precisamente, por esas peculiaridades. Caminar varios días por sus tierras y dormir bajo las estrellas durante el trayecto. Es la mejor forma de conectar con el lugar.

Aunque algunas personas pueden pensar que al caminar verán menos cosas, ya que no pueden desplazarse a grandes distancias como lo hacen los autobuses turísticos, podemos asegurar que se trata de todo lo contrario. En estas experiencias viajeras, descubriremos aspectos cotidianos y modos de vida de las poblaciones locales, y del entorno natural que las rodea, que difícilmente podrán conocer desde un autobús masificado y siempre acelerado. El senderismo no está enfocado solo para las personas específicamente interesadas en caminar, sino también para aquellas que se sienten atraídas por la cultura del país, en este caso, Marruecos y sus tradiciones populares. Viajar a pie nos ayuda a comprender mejor el patrimonio, el paisaje y las costumbres de la población. Por último, podemos entonces afirmar, que esta forma de viajar permite interactuar con personas y lugares de una forma más profunda y directa.

Jebel Saghro, un viaje al desierto de piedra
Esta región del sureste ha marcado fuertemente la historia de Marruecos. Su destacado tráfico transahariano la convirtió en un lugar privilegiado para los intercambios comerciales, culturales y religiosos entre Marruecos, el África subsahariana y Europa.

Un grupo haciendo senderismo por el Jebel Saghro, el desierto de piedra

El hombre caminante y nómada

Los seres humanos hemos evolucionado de una vida nómada, con un organismo preparado para caminar grandes distancias, hacia una vida cada vez más sedentaria. Fue el Homo Sapiens el protagonista de esta transformación, un largo proceso en el que cambió su fisonomía y sus características cinéticas: las extremidades se alargaron, las manos se hicieron más sutiles, fue perdiendo fuerza corporal y ganaría en una mayor tecnologización.

El hombre se convirtió en nómada cuando comenzó a extender sus dominios por el territorio. Fue un gran caminante en busca de alimentos, poseedor de una fortaleza que le permitía cargar con sus provisiones y refugiarse de las inclemencias ambientales cuando era necesario.

Con el tiempo, esa capacidad física impuesta por la naturaleza y necesaria para la supervivencia, fue perdiendo vigencia hacia el sedentarismo, una práctica que se inicia cuando aquellos primeros pobladores desarrollaron destrezas para controlar su entorno (agricultura, avicultura, pastoreo y domesticación de animales). Entonces, dejaron de necesitar de sociedades nómadas como las que representaban los primitivos cazadores-recolectores, que se nutrían de vegetales silvestres y carne magra de animales de caza.

Ilustraciones del hombre prehistórico de Luis Pascual
Ilustraciones del hombre prehistórico de Luis Pascual

Ilustraciones de Luis Pascual Repiso.

Finalmente, de aquellos caminantes poco queda hoy en día. El hombre moderno, bien asentado en su zona de confort y con evolucionados medios de transporte, forma parte de una sociedad en la que el principal objetivo es desarrollarse bajo el principio del mínimo esfuerzo.

El hombre es un ser activo que vivía en movimiento, una capacidad que ha ido perdiendo desde la aparición de la agricultura. En la actualidad, nos pasamos demasiado tiempo frente a un ordenador, entre ocho y diez horas al día según algunos estudios, más tiempo del recomendable para gozar de buena salud. Para colmo, las relaciones sociales cada vez más se desarrollan a través de las pantallas, lo que nos induce a permanecer más tiempo en una posición inadecuada y poco beneficiosa para nuestra movilidad.

Senderismo en Los pueblos perdidos del Medio Atlas

Los Pueblos Perdidos del Medio Atlas, es una ruta que conecta con la identidad del pueblo amazige, un modo de vida que refleja una determinada integración en el medio en el que habitan. Durante el trekking, podrás disfrutar del interesante patrimonio arquitectónico tradicional diseminado por todas partes, sobre todo, en el fondo de los valles o colgados en las laderas. El Medio Atlas nororiental es un espacio poco conocido y no forma parte de los circuitos turísticos tradicionales en Marruecos. 

Viajar a pie fortalece el espíritu y calma la mente

Caminar es nuestro modo de viaje más común y una de las formas más populares en las que los viajeros pueden disfrutar un destino más de cerca y sentirse más activos durante su estancia. El turismo a pie permite al viajero experimentar un destino a través de sus cinco sentidos. Pero, además, esta forma de viajar promueve interacciones significativas con la población local, su entorno natural y , por supuesto, su cultura.

Un trekking se puede realizar en cualquier lugar que conserve un especial interés, una ruta con características únicas y definidoras de la región. A veces, cuando la comunidad local a lo largo de una ruta es capaz de implicarse en su desarrollo, el turismo a pie alcanza el potencial de crear beneficios sociales y económicos a las comunidades de la zona. Otro de los aspectos positivos de viajar a pie, es que promueve la dispersión de la demanda turística hacia áreas y regiones menos demandadas y, por lo tanto, menos visitadas.

Niña de la tribu de los Ait Atta en el camino vendiendo pequeñas artesanías durante el trekking del Jebel Saghro.

Niña de la tribu Ait Atta vendiendo pequeñas artesanías en el camino durante el trekking del Jebel Saghro, en el Anti Atlas marroquí.

Senderismo en los espacios más agreste de Marruecos

En Tubqal Marruecos, piedra y arena, pensamos que hacer senderismo por un entorno natural puede ofrecerte la pequeña dosis de naturaleza salvaje que necesitas para reanimar el espíritu. Las caminatas por la naturaleza, tal y como las percibimos nosotros, conceden un momento para la introspección y una oportunidad para aprender sobre la vida silvestre y los diferentes modos de vida.

Hacer senderismo por la naturaleza es una excelente manera de calmar la mente, teniendo en cuenta las vidas agitadas que todos arrastramos y que nos convierten en personas ansiosas y distraídas. La mejor manera de disfrutar del senderismo es recrearse en el lugar a un ritmo ideal que te permita apreciar la tranquilidad y los sutiles regalos de la naturaleza. Escuchar atentamente los pájaros y los insectos, el viento que pasa entre las hojas de los árboles y los sonidos de la tierra bajo los pies a cada paso. Viajar en grupos reducidos y permanecer en silencio largos tramos del camino facilita la sintonía con el entorno que nos rodea.

Descubre nuestros viajes en Marruecos
Senderismo en Taghia

Taghia, una catedral de piedra en el Alto Atlas

Viajamos a Taghia a través de  Zaouiat Ahansal, un remoto pueblo que se encuentra entre una encrucijada prominente, el Alto Atlas Central y las llanuras de Marrakech. El valle de Zaouiat Ahansal es una de las regiones más aisladas del Atlas marroquí y el punto de partida de este viaje caminando. Taghia solo es accesible a pie, realizando un recorrido excepcional de una belleza natural única.

Hacer senderismo con Tubqal Marruecos, piedra y arena no te dejará indiferente. Nuestras rutas suelen resultar muy emocionantes para los reducidos grupos de viajeros que deciden experimentar con nosotros el acercamiento a lo lejano, lo indómito. Para ello, seleccionamos con mucho detenimiento los destinos en Marruecos y estudiamos con cuidado los mejores itinerarios para recorrerlos. Para nosotros, siempre primarán los espacios naturales menos conocidos y transitados, que estén determinados por su potencial natural e histórico y que permitan un contacto directo con la población autóctona. La belleza y excepcionalidad de los destinos seleccionados ya van implícitas en cada una de nuestras rutas, pues la elección de las jornadas a pie siempre estarán condicionadas por un paisaje insólito y representativo de la región.

Trekking en el Alto Atlas Central

Marruecos, por su geografía y gran diversidad paisajística, es un país idóneo para hacer senderismo. Su extensa geografía se alarga de norte a sur colmada de contrastes, con una original geología que protagoniza inolvidables recorridos por una naturaleza aún salvaje y agreste. Sus grandes cadenas montañosas, como el Alto y Medio Atlas, acogen comunidades tradicionales portadoras de una valiosa cultura ancestral. Su desierto infinito ha sido testigo de las míticas rutas caravaneras comerciales que atravesaban África. Finalmente, la extensa costa que bordea Marruecos es definida por el Mediterráneo en el norte y el Atlántico en el oeste, un litoral muy bravo al que arribaron navegantes de culturas lejanas. Todas estas regiones se han convertido en los escenarios naturales de nuestras rutas a pie, recorridos que tienen como principal objetivo seducir al viajero.

Sonia y Ahmed con Oulad Ali al fondo, en el Medio Atlas

Sonia y Ahmed durante un trekking en el Medio Atlas nororiental.

En general, nuestras caminatas no presentan dificultades técnicas particulares, sin embargo, debemos sobreentender que la persona que decide realizar un trekking o hacer senderismo tiene una buena condición física, ya que será conocedora de lo que implica caminar en entornos agrestes con elevaciones variables. Y, aunque en algún momento del trayecto te puedes sentir cansado, siempre podrás descansar o reducir la velocidad. Pero, si de alguna manera realmente te agotas, incluso podrás ser recogido por un vehículo que te acerque el tramo de regreso. De todas formas, siempre aconsejamos que elijas un trekking que se adapte a tus propias necesidades en términos de longitud, nivel de dificultad y atracciones en el camino, de esta forma no surgirán imprevistos que perjudiquen al resto del grupo.

Lo más imprescindible para hacer senderismo es reducir al máximo el equipaje, ya que este será cargado por mulas durante todo el recorrido. Por ello, siempre proponemos a nuestros grupos que lleven una mochila grande con las cosas que no son necesarias para caminar, y que portará el animal, y una mochila pequeña para llevar consigo durante la jornada.

Podemos concluir, afirmando que nuestras rutas son accesibles para cualquier persona que tenga ganas de caminar y disfrutar de un paisaje original e inesperado. No viajarás solo, un maravilloso equipo formado por guías, muleros, cocineros harán de tu camino un paseo inolvidable. Y, si necesitas motivación para emprender un viaje con estas características, recuerda que hacer senderismo es saludable y te hace sentir más vivo, no lo dudes nunca.

Mulo portando el equipaje del viajero que hace senderismo
Muleros cargando los mulos para reiniciar el trekking.

Mulos que transportan nuestras mochilas, las tiendas y todo lo necesario para comer. Los mulos siempre van acompañados y cuidados por los muleros, que los cargan y descargan en cada parada o descanso. 

Suscríbete a nuestra newsletter